בעזהי''ת

Centro de Estudio virtual MAOR BA-OLAM

En Nombre de Rabi Iehoshua de Natzrat

www.Natzratim.com

 

==============================================================

PARASHAT  VAYEJI

==============================================================

 

 

Buscando un Líder  “Con todo tu corazón… con toda tus fuerzas”

 

Por: Avdiel Ben Oved

 

 

Buscando un Líder  “Con todo tu corazón… con toda tus fuerzas”

 

En nuestra lectura semanal leemos como Iaaqov bendijo a sus hijos, y entre ellos se resaltan dos: Iehudá e Iosef:

 

A ti Iehudá, te alabarán tus hermanos; tu mano en la cerviz de tus enemigos; se inclinarán a ti los hijos de tu padreEl cetro no se apartará de Iehudá, ni la vara de gobernante de entre sus pies, hasta que venga Shiloh, y a él sea dada la obediencia de los pueblos.” (49.8,10)

 

Las bendiciones de tu padre han sobrepasado las bendiciones de mis antepasados hasta el límite de los collados eternos; sean ellas sobre la cabeza de Iosef, y sobre la cabeza del consagrado de entre tus hermanos.” (49.26)

 

La Torá resalta el liderazgo por naturaleza de Iehudá durante los sucesos ocurridos en la vida de los hijos de Iaaqov:

 

·         Cuando todos planeaban deshacerse de Iosef, todos desobedecen la idea de R’uven de depositar a Iosef en un hoyo, más obedecieron la idea de Iehudá de no matar al muchacho sino venderlo. R’uven mostró traición a sus hermanos, pues este intentaba que pusiesen a Iosef en un hoyo para luego llevarlo a casa de su padre lo cual traería un problema interno. Por otro lado Iehudá en forma solidaria con el resto de sus hermanos (menos con Iosef) propone no solo que no maten a Iosef, sino que propone venderlo. (B’reshit 37.22).

 

·         Quien logró convencer a Iaaqov de que los dejase volver a Egipto, no fue la propuesta de R’uven, sino la de Iehudá quien prometió a su padre que él garantizaría el regreso de Binyamin (B’reshit 42.37). Cuando bajaron a Egipto Iehudá en efecto cumplió su promesa ofreciéndose como esclavo en lugar de Binyamin (B’reshit 43.8-10; 33; 44.18-34).

 

·         Iehudá supo reconocer el error cuando el suceso de Tamar. (B’reshit 38:26).

 

Iehudá, aunque incomparable con Iosef en relación a qedushá y tahará, tuvo virtudes las cuales le dieron su posición de Líder ante sus hermanos.

 

A)  ¿Por qué Iosef no fue aceptado como el líder por sus hermanos?

 

En el relato de la vida de Iosef la Torá resalta su liderazgo y lo muestra como por orden divina, un decreto del Cielo; no solo en casa de su padre él es el hijo obediente, sino también fuera de casa sigue permaneciendo como tzadiq y tahor; aún después de pasar dificultades por ‘consecuencia’ de la envidia de sus hermanos, él está por encima de la percepción de ellos y no les guarda rencor, sino que ve la obra perfecta del Eterno en cada circunstancia de su vida por muy mala o sin sentido que parezca. El papel de líder de Iosef tal como la Torá nos lo muestra es como Manhig rujani (Líder Espiritual), un ser humano con un nivel espiritual muy elevado gracias al cual percibe una realidad que otros no ven, tuvo la capacidad de convertir cada suceso en su vida en un hecho trascendental por la confianza total que tenía en el Omnipotente. Entonces, ¿por qué Iosef no fue aceptado como el líder por sus hermanos a pesar de ser notable su elección divina de ser el líder?

 

La Torá nos da la respuesta a nuestra pregunta enseñandonos que la tendencia del ser humano es confiar en la fuerza física, en las obras, en lo que nuestros ojos físicos ven, y aunque esto no esta ‘mal’ del todo, debemos empezar de adentro para afuera; es necesario un líder con las virtudes de Iehudá pero con el corazón (Mente) de Iosef. Los hijos de Iaaqov debieron de seguir primeramente el liderazgo de Iosef y una vez que Iosef hubiese cumplido su función como líder, o sea una vez que tuviesen sus corazones (mentes) purificados, entonces y solo entonces pudiese Iehudá tomar las riendas del liderazgo. Es este precisamente el mensaje de la Torá en nuestra sección para esta semana, aprender que primero debemos educar nuestro interior para que nuestro exterior (nuestras obras) sean adecuadas, y por esto nos enseña en el Shma que debemos de Amar al Eterno primeramente con  todo el corazón (mente) y luego con toda las fuerzas. Un suceso similar ocurrió cuando Shmuel Ha-Navi fue a Ungir a David, el Eterno le dijo que El ve “no como el hombre ve, pues el hombre mira la apariencia exterior, pero el Eterno mira el corazón  (I Shmuel 16.7).

 

B)   El liderazgo del Mashiaj

 

Tal como dijimos en comentarios anteriores el personaje de Iosef es una sombra del Mashiaj por lo tanto podemos deducir que el Mashiaj primero desarrolla un papel de Manhig rujani (Líder Espiritual) con la misión de transformar el interior del pueblo de Israel, pues si primero no cambiamos nuestro interior en vano queremos la paz mundial, volveríamos sin duda a construir una Torre de Babel, por esto dijo Iehoshúa Ben Iosef: “limpia lo que está dentro para que lo que está por fuera esté puro” (Toldot Iehoshúa Pereq 98). La historia se repite, así como Iosef no fue tomado como líder por sus hermanos, tampoco el Mashiaj, Rabi Iehoshua Ben Iosef, fue tomado como líder, seguimos cometiendo el mismo error, quisimos a alguien poderoso pero en el plano físico que derrotase Roma, no recordamos que la fuerza de David al derrotar a Golyat no residió en el físico sino en su alto grado de espiritualidad, preferimos a Bar Kojva y eso nos trajo el exilio, tal y cual sucedió con Iaaqov los hermanos de Iosef cuando fueron al Exilio de Egipto.

 

C)  La Unión Final

 

La historia de Israel nos ha mostrado como esta ‘rivalidad’ de liderazgo continuó en tiempos posteriores, después de la muerte de Shlomo nos dividimos en dos pueblos/reinos, Iehudá liderado por un descendiente de Iehudá, y Efraim liderado por un descendiente de Iosef. Pero aún tenemos una esperanza, los Neviim dijeron que en algún tiempo el Eterno juntará ambos reinos, Iehudá e Iosef (Ver Iejezqel 37.15-17)  y que David será Rey sobre todos ellos. El hecho de que un descendiente de Iehudá (el Mashiaj Ben David) será rey sobre todos nosotros nos enseña que para aquel entonces ya habremos purificado nuestros corazones bajo el liderazgo del Mashiaj Ben Iosef, para entonces ya estaremos listos para que el Mashiaj Ben David nos lidere.

 

Que sea pronto en nuestros días donde Iehoshua Ben Iosef Ben David reine en la Ierushalaim.

 

 

Shabat Shalom!