ב״ה

Parashat B'reshit

Una Lección de Emuná

 

 

Avdiel Ben Oved

Natzratim.com

 

 וְהָאָרֶץ הָיְתָה תֹהוּ וָבֹהוּ וְחֹשֶׁךְ עַל־פְּנֵי תְהֹום וְרוּחַ אֱלֹהִים מְרַחֶפֶת עַל־פְּנֵי הַמָּיִם׃

 

La tierra estaba uniforme y vacía, y oscuridad sobre la faz del abismo, pero Ruaj de Elohim revoloteaba sobre la paz de las aguas” (Breshit 1.2)

 

Una interpretación tradicional nos dice que: La tierra era un Caos [por el error de una previa creación] y tuvo que venir el espíritu de Dios para poner orden.

 

El ser humano siempre le ha gustado jugar el papel de 'Dios’, esta acostumbrado a ‘predecir’ basado en que ‘si yo conozco el pasado y el presente de algo’, entonces puedo predecir el procedimiento de ese algo. Sin embargo la Torá desde sus primeras palabras nos enseña que hay cosas que el hombre no puede comprender, ni predecir, pues para su mente son calificadas como ‘tohu vavohu’ (uniformes y vacías). Nuestra vida es un ejemplo de esta verdad. Hay circunstancias que son incomprensibles para nosotros y nos parece algo sin sentido, por ejemplo: como es posible que el Eterno le prometa a Avraham hacer una gran nación de él cuando él y su esposa son ancianos y no tienen hijos; y aún más, cuando ‘milagrosamente’ tienen un hijo y el Eterno le pide a Avraham que lo mate. Eso sin duda es ‘tohu vavohu’ (uniforme y vacío). El pueblo de Israel con una promesa de ser la luz que guíe a este mundo por el camino de la justicia y la equidad, ¿cómo es posible que en tantos siglos no se realice esa promesa? al contrario, hemos sido masacrados, abusados y prácticamente exterminados durante miles de años. Esto sin duda es ‘tohu vavohu’ (uniforme y vacío).

 

Es aquí cuando la Torá nos dice: “pero Ruaj de Elohim revoloteaba sobre la paz de las aguas”, esto quiere decir, hay un control sobre aquello que al hombre le parece uniforme, desordenado y sin sentido. La Emuná es la confianza total de las cosas que se esperan, la demostración evidente de realidades aunque no se contemplen por la Emuná Avraham, cuando fue llamado, obedeció, y salió a un lugar que estaba destinado a recibir como herencia; y salió aunque no sabía adónde iba… ” (documento comúnmente conocido como Carta Hebreos 11.1,8).

 

Emuná No es "fe ciega". El Intelecto está limitado a tiempo y espacio, cuando llega a sus límites entonces comienza la Emuná, o sea la Perseverancia la Fidelidad en aquello que se me escapa de mi comprensión, que está más allá de tiempo y espacio, por ende si el Creador está más allá de tiempo y espacio, quiere decir que solo puede ser ‘comprendido’ con Emuná.

 

Así mismo debemos de actuar en cada aspecto de nuestra vida, la Emuná es la llave, pues como nos dice la Torá, es una de las leyes de este mundo ‘desordenado’ y ‘sin sentido’ a nuestros ojos.

 

 

 
1